Música y Color en el cartel Piedad 2016

En un salón de Actos de la Agrupación de Cofradías abarrotado a pesar de la noche tempestuosa que hacía, los asistentes disfrutaron de la presentación del Cartel Piedad 2016 y del Boletín Estrella 2016.

La Presentación del Boletín estuvo a cargo de D. Amador Morillas Consuegra que desgranó el contenido de un interesante Boletín repleto de actos y cultos pasados y futuros, y de bellas fotografías.

También se le hizo entrega de los premios a los ganadores del Concurso Fotográfico, D. Manuel Quesada Titos y D. Pedro Oya

Y el Presidente de la Agrupación Musical de Ntro. Padre Jesús de la Piedad en su presentación al pueblo, “La Estrella”, D. José Javier Moreno Cámara presentó el Cartel Piedad 2016 con las siguientes palabras, que fueron muy del agrado del público asistente.

“Cuando en el recogimiento de la soledad,( y permítanme que les hable desde el lado del músico), iniciamos un ritual que para algunos es innecesario, para otros, incluso hasta absurdo, para los que formamos ésta familia musical, créanme que es verdaderamente importante.

Con la ilusión de un niño que por primera vez acompaña a su hermandad, nos sumergimos en los inicios del siglo XX, representados por el hábito que nos identificará durante unas horas; ese niño que tenemos dentro que con su cirio en la mano, y bajo la atenta mirada siempre de su madre, ilumina la travesía del Jaén olivarero que duerme en la noche del Domingo de Ramos; ese niño por el que un padre aguarda en el coche largos periodos de tiempo para que su hijo pueda acompañar con un tambor o una corneta a su devoción; ese niño que sueña con ser costalero y sacrificar calor y compañía en invierno para ser los pies de una tradición al despuntar cada primavera; esa niño que ve de luto a su madre para acompañar a la vida que se apagará conforme avance la semana…..

Hermano Mayor y junta de gobierno de la Hermandad Dominica y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Piedad en su Sagrada Presentación al Pueblo, María Santísima de la Estrella, Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo de Guzmán, Reverendo Capellán, D. Blas Pegalajar, Agrupación Musical Ntro. Padre Jesús de la Piedad en su Presentación al Pueblo (La Estrella), miembros y representantes de las diversas hermandades y cofradías que hoy nos acompañan, amigos todos

Hoy aquí, la música quiebra acordes y se presenta ante ustedes con palabras que sirvan como notas para componer una obra humilde pero llena de sentimientos. El cartel que representa a nuestra hermandad durante cuaresma para mayor realce de la cofradía de la Estrella, es motivo de orgullo para nuestra formación musical, ya que entramos a formar parte de ese selecto grupo de personas que formarán parte de la historia de nuestra hermandad.

Por ello, y porque es de recibo el hecho de ser agradecidos con quienes han tenido a bien ponerme delante de ustedes y con un atril y un micrófono como escudo, quiero desde aquí expresar mi agradecimiento a la junta de gobierno de nuestra cofradía, GRACIAS.

Nuestra agrupación cumplirá en breve su XX aniversario. 20 años plagados de ilusiones y decepciones, risas y llantos, alegrías y tristezas, pero siempre con la mirada puesta en Jesús y María.

Durante todo este tiempo han sido innumerables las localidades que hemos visitado, los kilómetros que hemos recorrido, las marchas que hemos interpretado, la gente que ha pasado por nuestras filas, pero todo ello se queda corto para quienes, como nosotros, disfrutan de ésta, a veces mal entendida, pasión.

Nuestra forma de rezar es tan diferente, pero a la vez, tan bella, que es imposible concebir una semana santa sin música, porque todos los que formamos esta familia la amamos profundamente.

El Domingo de Ramos no es un día cualquiera. Para nosotros, es el día que da sentido al trabajo de todo un año. Por eso, la mayoría de nosotros lo afrontamos año tras año de la misma forma, intentando crear y mantener en el tiempo lo que para nosotros es ya una tradición.

Es difícil no sentir ese cosquilleo en el cuerpo cuando en los ensayos nos dan el calendario de actuaciones de nuestra Semana Santa y vemos en él la hora y el lugar mágico para todos nosotros: Domingo de Ramos, 4 de la tarde, calle llana. Comienza para nosotros un nuevo sueño, una nueva ilusión.

Con elegancia y firmeza, y al son de nuestra percusión, se abre paso entre la gente, la figura imponente de quien, y en forma de avanzadilla, anuncia nuestro nombre.

La agrupación llega a la plaza y aguarda la salida de aquel que da sentido a nuestro trabajo para hacer más liviano su camino.

Decenas de filas de nazarenos blanquimorados recorren y sortean los callejones alcantarilleros, y con sus cirios encendidos, van alfombrando los adoquines con la cera que se funde con el calor de un barrio.

Con milimétrica exactitud, el paso de caoba y argenta va encarando la salida de su casa para comenzar a derramar su Piedad sobre Jaén.

La orografía de nuestra tierra nos permite ver envidiables estampas como la que se produce cuando al compás de Alma de Dios, el Señor Dominico encara la cuesta que une al barrio de la alcantarilla con el centro neurálgico y semana santero por excelencia en nuestra ciudad de Jaén.

Una Saeta exaltada en la voz de sus músicos sirve de consuelo para quienes de esparto calzan sus pies y rezan en silencio.

La Piedad de Jesús en Jaén avanza y deja atrás en la distancia a la madre que llora la penitencia de su hijo. Muñoz Garnica se convierte en una carrera invertida que inunda de sentimientos a quienes desde las aceras, son testigos del trabajo mudo de aquellos que son pies de Cristo en la Tierra.

Bajo un repiqueteo de campanas que anuncian horarios, el cortejo pasa por la puerta de la Basílica Menor de San Ildefonso, y casi sin darnos cuenta, lo va rodeando para parar en la reja que guarda la Señora que es patrona de nuestra ciudad.

Aquí, los momentos mágicos de nuestra hermandad entran en escena y dibujan fotografías efímeras en el tiempo, pero que guardaremos en la memoria cuando a los sones de dos marchas, el misterio de la presentación al pueblo encara esas dos revirás que lo integrarán de pleno en el barrio de San Ildefonso.

La noche empieza a dar la cara, y con ella y a la sombra del mayor lucero que procesiona en la tarde noche del Domingo de Ramos, comienzan a salir hijas de María que dormirán abrazadas a su manto.

La hermandad, ya fuera de la que ha sido su casa durante un par de horas, encara su paso por carrera oficial, en el que la multitud agolpada a ambos lados, espera ansiosa el paso de la imagen de Jesús y María.

Almenas y Llana, serán también testigos del buen hacer, maestría y técnica que derrochan capataces y cuerpo de costaleros a los sones de los cirineos que no dejan de aliviar con sus sones para allanar el camino.

De vuelta al barrio, la gente apresurada intenta pillar un sitio que le permita ver el último saludo de Jesús y María a su pueblo. Y detrás, siempre detrás, y sin parar de trabajar por ellos, nuestra agrupación anuncia la llegada del misterio a la plaza para su inminente encierro. Se suceden una tras otra las marchas y nuestra mente fantasea con nuestra pasión y nos traslada en el tiempo unas horas atrás, donde la agrupación aguardaba la salida del Hijo de Dios en su paso de misterio y en sus partituras, mientras decenas de instantáneas se sucedían, y entre las cuales, Manuel Jesús Quesada Titos, daría vida a una hermandad para el siguiente año.

Una fotografía de un Dios cordobés, afincado en Jaén, y al amparo de un árbol valenciano. Una mezcla que hace posible una instantánea única que nos evoca sensaciones inenarrables para los cofrades de ésta hermandad. El principio del fin a todo un año de trabajo.

El sol se refleja en la divinidad de Cristo, y Pilatos, elude la mirada de un pueblo que reza y llora por la vida que en apenas cinco días volará con su padre.

La sangre del redentor, se teje en forma de manto que se derrama por el costado izquierdo de Jesús y que abraza sus manos anudadas pero abiertas, derramando Piedad a quienes le contemplan.

Señor, ten piedad. Cristo, ten piedad. Jesús, ten piedad.

Señoras, señores, la piedad de un barrio. Piedad 2016.”